Señales que indican que debes cambiar las lunas del coche

Las lunas de coche son una pieza básica, porque sin ellas será peligroso conducir, y estarías comiendo multitud de insectos. En caso de que necesites repuestos para tu coche, las mejores opciones las encuentras en reciclaperezoso.com, porque te darán los precios más ajustados en repuestos de calidad.

Gracias a los parabrisas, podrás estar protegido del viento, la lluvia, las rocas y todos los escombros que puedan entrar volando al habitáculo. Si quieres saber las señales que indican que es hora de un cambio de las lunas te invito a que sigas leyendo atentamente este post.

Indicadores de que debes cambiar las lunas

Sin importar la fuente del daño, todos hacen que debas cambiar las lunas de tu coche. Dentro de los daños más comunes que nos encontramos estarán los siguientes:

Fisuras

Esta es una pequeña imperfección en la que un objeto impacta con la luna y rompe la primera capa del cristal. En caso de que sean pequeñas se podrán reparar fácilmente, aunque si es muy profunda esta podrá penetrar hasta la capa interna de plástico, y allí tendrás que hacer un reemplazo. Si tienes pequeñas grietas siempre tendrás que repararlas porque estas pueden derivar en un daño más grande.

Grietas

Estas se distinguen porque una sola pieza de vidrio ha comenzado a separarse por completo. Estas pueden comenzar siendo pequeñas y crecer con el tiempo, ya sea que el parabrisas esté expuesto a los rayos del sol o que conduzcas a través de aire helado.

Estas se pueden expandir debido a los cambios de temperatura, que hacen que se expanda y contraiga gradualmente.

Rayaduras

Estas son unas pequeñas marcas que van apareciendo con el uso continuo del coche y cuando se juntan llegan a dificultar o limitar la visibilidad. En estos casos lo mejor es acudir de inmediato a tu taller de confianza para reparar la luna y así evitar accidentes por falta de visibilidad.

Laminado despegado

Este no es un fallo tan común, pero puede suceder, en caso de que veas humedad es porque el laminado no está fijado correctamente. Esto puede provocar que el cristal se empañe y se extienda por toda la superficie.

Estos son los problemas más comunes que podremos encontrar con las lunas, por lo que es mejor llevar el coche de inmediato a un taller mecánico. De esta forma no podrás en juego tu seguridad al volante y podrás asegurarte de tener una buena visibilidad.