Como evitar el oxido en el coche

Los coches no están fabricados con materiales que sean a prueba de corrosión, por lo que se puede presentar el óxido en el mismo. Para conseguir las mejores piezas de segunda mano debes visitar desguacesperezoso, porque allí encontrarás las mejores opciones del mercado.

En todo caso debes estar combatiendo el óxido que tienes en tu coche, evitando así cualquier inconveniente. Así que, si quieres evitar que el óxido venga por tu coche, lo mejor es que sigas algunas recomendaciones prácticas para evitar cualquier tipo de inconvenientes.

Factores por los que aparece el óxido en tu coche

El óxido se desarrolla cuando el metal reacciona con el oxígeno y el agua, y este daño puede aparecer en el coche por diferentes factores como son:

  • Clima: la exposición regular a la lluvia o a la nieve aumentará las posibilidades de que la humedad oxide los metales. Las sales que se tiran en las carreteras aceleran el proceso de corrosión.
  • Edad del coche: con el tiempo los desgastes de la pintura y los revestimientos harán que se pueda oxidar y corroer.
  • Materiales: en los vehículos más antiguos no nos encontramos con revestimientos no reactivos lo que los hace propensos a la oxidación. Los más nuevos si tienen este tipo de revestimientos para evitar que aparezca la oxidación.
  • Estilo de conducción: si conduces fuera de carreteras asfaltadas o con charcos, se incrementará el riesgo de que aparezca la corrosión.

¿Cómo evitar el óxido en tu coche?

Existen algunos consejos que te permitirán evitar el aparecimiento del óxido en el coche. Dentro de los principales cuidados a tener estarán:

  • Aparcamiento: debes asegurarte de que no exista césped, tierra, nieve o superficies mal drenadas.
  • Mantén el coche limpio y seco: si tu coche tiene demasiada suciedad esto contribuirá a que se forme óxido. Por este motivo, se recomienda lavar el coche por lo menos una vez cada dos semanas.
  • Cuidado con la sal: es uno de los mayores contribuyentes a la oxidación, y cuando se combina con agua el metal se corroe más rápido. Esto hace que la oxidación sea más común durante el invierno.
  • Falta de combustible: no dejes el coche sin combustible, puesto que tendrías que pagar una reparación muy costosa en el módulo de la bomba de combustible.
  • Bicarbonato de sodio: si circulas por carreteras con sal, puedes optar por añadir bicarbonato de sodio al agua y jabón con la que lavas el coche. De esta forma, se neutralizará el efecto ácido de la sal.