Un negocio oscuro de mucho lucro en Colombia

Para muchas personas en todo el mundo el negocio de la prostitución suele verse como algo lucrativo pero por demás peligroso pero aunque suena normal escuchar a una dama de compañía hablar del negocio es totalmente desconcertante escuchar a una estudiante de universidad hablar del tema.

Esto es algo que ha sorprendido a muchos profesores en universidades de Colombia ya que se han enterado que en ciudades como Medellín y Bogotá las universidades se han vuelto sitios de reclutamiento de chicas para esta clase de mundo donde las trabajadoras sexuales ganan mucho dinero.

Muchas redes de prostitución en Colombia han tomado esta medida ya que en este país esta clase de negocios no es ilegal según las leyes, aunque muchas personas ven esto como una buena oportunidad para ganar dinero la verdad es que esto es un negocio por demás peligroso para las mujeres.

Un mundo por demás inescrupuloso para la mujer

Aunque no lo parezca muchas mujeres que trabajan en esta clase de negocio indican que a pesar de las ganancias suele ser algo riesgoso, esto lo remarcan los expertos cuando dicen que el trabajo sexual, el acoso sexual y el abuso sexual se separan por una línea por demás fina.

Pero esto suele ser algo que en el área universitaria suele ser peligroso pues muchas estudiantes terminan abandonando la carrera debido a las ganancias que obtienen, esto se ha vuelto un ejemplo común en comunidades como Bucaramanga donde una parte del estudiantado renuncia a los estudios.

Aunque también hay casos de reclutamiento entre conocidos donde les prometen un viaje pagado de fin de semana con amigos y esa termina siendo la iniciación tras el fin de semana la chica regresa con mucho dinero encima, esto se mezcla con un micro tráfico de drogas por parte de los proxenetas en las universidades.

Un negocio que llama a las universitarias

Este tipo de trabajo es algo en lo que muchas estudiantes universitarias terminan entrando debido a que la situación económica de estas es precaria junto a esto las chicas no van a ningún centro de apoyo o servicio social, con ello se les agrega a que las matriculas universitarias son por demás costosas.

Esto último hacen que muchas chicas terminen en esta clase de trabajos para pagar las matriculas y algunas a pesar de terminar la carrera se quedan en este tipo de negocios.